divendres, 4 de maig de 2012

ROSALÍA DE CASTRO


Rosalía de Castro crea una poesía romántica intimista y melancólica, que se inspira en la sencillez y musicalidad de la lírica tradicional. Gran parte de su obra fue escrita en gallego; en castellano publicó En las orillas del Sar.
 Rosalía de Castro publicó diversas novelas pero destaca, sobre todo, por su extraordinaria poesía lírica de En las orillas del Sar (1884), libro fundamental para la lírica castellana. Además, sus libros escritos en gallego la convierten en el símbolo del Rexurdimiento o romanticismo gallego.
 Con un estilo personal, sencillo y directo, la autora integra sus sentimientos sobre el amor, la soledad, el pesimismo, las injusticias… en la descripción de la naturaleza. En sus poemas utiliza, generalmente, el verso asonante y diversas combinaciones métricas.
Rosalía, junto a Bécquer, es el valor más importante de la lírica de la segunda mitad del siglo XIX.
 Vida:
Hija natural del sacerdote José Martínez Viojo (1798 - 1871) y María Teresa de la Cruz Castro y Abadía. Hasta cumplir los ocho años, Rosalía se encontró bajo la custodia de su tía paterna Teresa Martínez Viojo en la aldea de Castro de Ortoño.  Es en esta época cuando la escritora toma conciencia de la dureza de la vida del labriego gallego, así como también será en esta parte de su vida cuando tenga conocimiento y vivencia del mundo rural propio de Galicia: la lengua, las costumbres, las creencias o las cantigas que tanto influyeron en su obra titulada Cantares Gallegos.
En abril de 1856, Rosalía se trasladó a Madrid y año después de llegar, Rosalía publicó un folleto de poesías escrito en lengua castellana que recibió el título de La flor.
Desde 1871, Rosalía no sale de Galicia. Vivió a partir de este año en las Torres de Lestrove (donde residían sus parientes los Hermida de Castro), en Dodro (La Coruña), en Santiago de Compostela y Padrón, donde prácticamente se instala en 1875.
Rosalía nunca disfrutó de una buena salud, pareciendo predestinada desde su juventud a una muerte temprana. De hecho, en las pocas cartas que se conservan y que ésta envió a su marido, con frecuencia se alude a las continuas dolencias que la atenazaban. Poco tiempo antes de fallecer, la escritora decidió pasar una temporada a las orillas del mar y por ello se trasladó a Santiago de Carril.
Murió de cáncer de útero en el 1885

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada